Fototerapia

por | Jun 6, 2017 | Experiencias | 0 Comentarios

 Empecé la quimioterapia el 30 de noviembre, después de haber pasado por la cirugía. El 14 de diciembre empezó a caerse el pelo y lo rapé al 0. Días después me afeité por primera vez la cabeza.

 Llegaron las Navidades y mi efecto secundario fue que me «enfermó el alma». Me sentía pequeña y fea. Después de unos días así, pensé que a eso tenía que ponerle remedio 

 Así que me presenté en enero en el estudio de fotografía de Abocados con el objetivo de hacerme una sesión de fotos con pañuelos y también calvita. Quería que fuera divertido, y verme guapa 🙆🙆🙆 Buscaba tener un bonito recuerdo de esos días tan duros.

Mi objetivo se cumplió con creces, reí de lo lindo durante la sesión, y de verdad os digo que nunca en mi vida me he visto más GUAPA que en esas fotos    Creo que la mirada de Álvaro captó mi alma ¡Gracias, gracias, gracias!   

Nunca pensé que enseñaría esas fotos que hice sólo para mi, y resulta que ahora ya habéis visto muchas de ellas.

A todas las chicas que estéis viviendo un momento cómo este os recomiendo regalaros una buena sesión de fototerapia. A mi me sentó fenomenal     De hecho ya estoy pensando cómo va a ser la siguiente