¡¡Jódete cáncer!!

por | Jun 15, 2017 | Experiencias | 1 Comentario

 Justo hoy hace 9 meses que me diagnosticaron cáncer de mama. Durante todo este tiempo, muchos habéis visto mis sonrisas y muy pocos mis lágrimas Pero las ha habido. Y muchas…

 Lloré cuando supe que tenía cáncer.
 Lloré de miedo antes de la operación.
 Lloré por mi teta, que se quedó hecha cachitos en un quirófano.
 Lloré cuando el brazo dolía y no lo podía mover.
 Lloré de impresión en mi primera sesión quimioterapia cuando llegué a la analítica y vi tanta gente enferma.
 Lloré de dolor por las llagas de la boca, que no me dejaban comer.
 Lloré de rabia y enfado por no disfrutar de la Navidad.
 Lloré cuando tuve que rendirme al agotamiento y tuve que dejar de hacer parte de mi vida porque no tenía fuerzas.
 Lloré de rabia e impotencia cada vez que tuve que despedir a una compañera.
 Lloré todas las veces que quise ver la salida a esto y no encontré ninguna luz al final del túnel.
 Lloré cuando el espejo me devolvía el reflejo de una extraña.
 Lloré de dolor por cada vena que se partió en mi brazo durante las sesiones de quimioterapia.
 Lloré cuando me vi torpe y se caían las cosas de mis manos por la neuropatía.
 Lloré por mi piel churruscadita por la radioterapia, por no soportar la ropa.
 Lloré muchas noches cuando quería dormir y soñar y no podía.
 Lloré cada vez que tuve miedo de que esto no terminara nunca.
 Lloré cada vez que imaginé a los míos sin mi…
 Lloré cada vez que me sentí sola entre tanta gente…

Todo esto, y seguramente mucho más que yo por “suerte” no he tenido que vivir, es lo que supone un cáncer de mama y su tratamiento. Me parecen muchas cosas para esconderlas detrás de un simple lazo rosa…

Gracias a mis médicos, a mi gente y a mi misma (por este orden), 9 meses después puedo decir las soñadas palabras  ¡¡JÓDETE CÁNCER!!

A partir de ahora voy a vivir sin tí. Sé que puedes volver, pero ya no te tengo miedo. Porque llevo mucho aprendido estos meses. Y porque mi vida vuelve a ser mía