No había tenido tiempo de enseñarte mi nueva Almohada del Corazón    

Ya tenía una, desde el día anterior a mi mastectomía, que me había cosido y regalado mi amiga y compi Noemí, pero después de más de un año de uso, durmiendo a diario con ella, ya tiene bien merecida la jubilación.

Esta tan bonita me la han regalado desde Almohada del Corazón, LEÓN – Proyecto Micky ¡Infinitamente agradecida por la estupenda labor que hacen!   

Por si aún no conoces el tema, la Almohada de Corazón por su forma peculiar, se adapta perfectamente debajo del brazo, y permite paliar el dolor y el malestar después de pasar por una cirugía de cáncer de mama. Protege la cicatriz del brazo, alivia el dolor del edema, ayuda a prevenir el linfedema, y con ella puedes dormir del lado de la cicatriz (aunque es mejor no hacerlo muy a menudo). Y además, es un gesto precioso, por su forma de corazón, y por la tarjeta con un mensaje de ánimo que suele acompañarlas.

La almohada se debe utilizar cuando se estás en reposo, ya sabes que el brazo hay que ejercitarlo durante el día, y repetir varias veces los ejercicios de prevención del linfedema. Recien operada, también lo puedes usar bajo el cinturón de seguridad del coche.

Estas Almohadas del Corazón no se venden, y no se compran, se entregan de forma totalmente gratuita, por eso son aún más especiales   

Si eres de León y necesitas una, la puedes recoger en ALMOM (de momento no se entregan en el Hospital después de la cirugía, como si ocurre en otros hospitales, cosa que me cabrea especialmente   ).

Si quieres colaborar con este proyecto tan bonito, puedes donar telas, relleno, hilos o material de costura, o hacer las tarjetas que acompañan a cada almohada, ponte en contacto con la Asociación de Almohada del Corazón en León. Si eres de otro punto de España, puedes “apadrinar una almohada” a través de Vive tu cáncer,